Analizando los beneficios de los espacios verdes en la salud mental usando GIS

Desde hace mucho tiempo se supone que los espacios verdes tienen beneficios para la salud, incluida la salud física. Sin embargo, hasta hace poco, existían pocos datos a largo plazo que mostraran los beneficios para la salud mental de los espacios verdes.

del problema de la investigación es que la mayoría de los datos recopilados sobre salud mental rara vez se georeferencian. Sin embargo, en un reciente estudio a gran escala realizado en Dinamarca se combinaron datos históricos del satélite Landsat y una encuesta que registró los beneficios para la salud mental de los encuestados para analizar la relación entre los espacios verdes y la salud mental.

En el estudio, los investigadores utilizaron datos gratuitos del Landsat que tenían una resolución relativamente más alta que los datos del MODIS y que también habían abarcado Dinamarca entre 1985 y 2003. El sistema de registro civil danés también permitía registrar a las personas en cuanto al lugar en que vivían durante ese período, lo que daba una rara oportunidad de ver cómo había cambiado la salud mental durante un largo período. Esto permitió a los investigadores vincular las respuestas de salud mental, las imágenes satelitales que mostraban dónde se encontraban los espacios verdes y dónde vivían las personas para establecer un vínculo entre los beneficios de salud mental y los espacios verdes.

El estudio es el más grande, con cerca de 940.000 seguidos durante el período de estudio, para observar la salud mental en un enfoque de SIG y vincular los beneficios de salud mental con los espacios verdes. El estudio demostró que las personas que no vivían en áreas con espacios verdes mínimos tenían hasta un 55% más de posibilidades de desarrollar una serie de trastornos psiquiátricos que incluían depresión, ansiedad y diversos abusos de sustancias. Este fue incluso el caso con otros factores, como los antecedentes familiares o el nivel socio-económico, fueron controlados en el estudio.

En muchos aspectos, el estudio es similar a lo que se ha demostrado anteriormente. De manera similar, en Wisconsin en los Estados Unidos se demostró que la salud mental mejora con más exposición a los espacios verdes. En particular, la ansiedad, la depresión y el estrés se redujeron significativamente cuando los espacios verdes estaban cerca de donde se vivía, incluso si se controlan varios factores socioeconómicos y de otro tipo.

Otros estudios utilizan la recopilación de datos modernos y las mediciones del SIG para determinar las distancias que deben recorrer las personas que viven cerca de espacios verdes, o incluso de espacios públicos abiertos, para poder recibir los mayores beneficios de dichos espacios. En Australia, un estudio nacional que vincula el bienestar y la ubicación de las residencias con los espacios verdes o los espacios públicos abiertos mostró que los residentes que vivían a menos de 400 m de esos espacios eran los que más se beneficiaban, incluida la salud mental y física. En efecto, estos hallazgos se hacen eco en gran medida del estudio danés, mucho más amplio, y del estudio de Wisconsin.

En otro estudio realizado en España también se cuantificaron los valores del índice diferencial normalizado de vegetación (NDVI) a partir de imágenes como Landsat para demostrar qué puntuaciones del NDVI produjeron los mejores beneficios para la salud mental. Para la salud mental, a menos de 100 metros de un espacio verde produjo los resultados más altos de salud mental, mientras que para la actividad física se encontró que fue de unos 500 metros. Los altos valores del NDVI mostraron que un espacio verde estaba bien desarrollado y que tales espacios generalmente tenían los resultados más positivos de los encuestados en cuanto a su bienestar físico y mental. En general, no sólo es importante para la salud mental vivir cerca de un espacio verde, sino que si ese espacio verde es sustancial y está sano, entonces los beneficios son aún mejores.

Los espacios verdes proporcionan muchos beneficios a los residentes. Cada vez más, estudios de diferentes lugares están mostrando que esos beneficios pueden ser profundos, con efectos a largo plazo en la salud mental, moldeados por lo cerca que podríamos vivir de las áreas de espacios verdes. La mayoría de los resultados concuerdan en que vivir cerca de espacios verdes es probable que disminuya los principales problemas de salud mental como la ansiedad, la depresión, el abuso de sustancias y el estrés.

Traducido desde: gislounge

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: