GIS analógico: Planificación para el peor de los casos

A medida que la ciencia y la tecnología continúan avanzando a velocidades increíbles, adoptamos nuevas formas de realizar tareas serviles de manera eficiente y rápida.

Así que, cuando se trata de SIG, sólo tiene sentido que capitalicemos en tecnología más nueva para continuar mejorando nuestras capacidades y expandir lo que podemos lograr con esos productos de SIG. Pero no somos los únicos que se esfuerzan por hacer más con la tecnología. Los países de todo el mundo han avanzado en sus propias capacidades y ahora compiten para superarse unos a otros, y nosotros no somos la excepción. No tengo ninguna duda de que muchos consideran que la competencia es saludable para el progreso de la humanidad, y estoy de acuerdo con esta noción. Sin embargo, a partir de mis experiencias en el ejército, debemos considerar lo que sucedería si no tuviéramos esa tecnología a nuestra disposición y trazar un mapa de cómo abordar esa situación.

Como joven oficial ingeniero del ejército, pensé que la forma en que el ejército había integrado la tecnología en las operaciones de combate era notable y de vanguardia. Pero a medida que me familiarizaba y me involucraba más con mi unidad y sus operaciones diarias, me di cuenta de lo dependientes que éramos de nuestras computadoras y otras herramientas digitales. Me di cuenta por primera vez cuando estábamos en nuestras herramientas de navegación digital cuando le di instrucciones a uno de mis jefes de equipo para que tomara la delantera de un convoy a un lugar que yo señalara en el mapa. El líder de mi equipo admitió que no se llevó su brújula porque no creía que nuestros sistemas se fueran a cortocircuitar.

Esta comprensión sólo se hizo más obvia durante los ejercicios de campo más grandes. La guerra electrónica simulada se ha convertido en un entrenamiento crítico ahora que el espectro electromagnético se ha saturado de usuarios. La preocupación de ser paralizados por nuestra propia dependencia de los procesos digitales llevó a reformas en nuestro entrenamiento. Las unidades del ejército están ahora girando y tomando un nuevo pero simple enfoque para combatir nuestra adicción a la tecnología. En lugar de entrenar sólo con nuestras herramientas y aparatos electrónicos, se nos evalúa en nuestra capacidad de operar con sistemas y procesos analógicos. Al hacerlo, tuvimos que reinventar la forma en que hacíamos cosas tan simples como crear PowerPoints o mapas que representan el movimiento del campo de batalla.

Entonces, ¿qué tiene que ver todo esto con los SIG? ¿Creo que un ataque extranjero tendrá como objetivo nuestras capacidades electrónicas? Bueno, no, no del todo. Lo que intento transmitir es que necesitamos definir cómo debería ser un GIS analógico. ¡Pero los SIG están inherentemente basados en la computadora y no existirían sin la tecnología! Bueno, no lo creo. A John Snow se le atribuye haber sido pionero en este campo al trazar la correlación de un brote de cólera con los pozos infectados localmente. Así es como me imagino que se ve el SIG analógico, sólo que a mayor escala y con más recursos capaces de producir resultados similares a los que podemos hacer ahora.

Las bases de datos del SIG existen en línea y en servidores, pero ¿qué haremos cuando no tengamos acceso? Es fácil introducir datos raster y vectoriales en QGIS o ArcGIS, pero ¿qué haremos cuando no haya electricidad? Cuando hago estas preguntas, pienso en una tormenta perfecta, por lo que la probabilidad es mínima, pero como dije anteriormente, siempre debemos planear para el peor de los casos. ¿Un técnico o analista de SIG se sienta y hace girar sus pulgares? La respuesta es, por supuesto que no. Todavía podrán crear mapas y capas, pero lo harán con mapas de papel y superposiciones de acetato. La gente tendrá que ser los dispositivos de cálculo en el peor de los casos.

Es probable que este concepto sólo se aplique a ciertas organizaciones que dependerán de la visualización de datos en tiempo real. Digamos, por ejemplo, que la FEMA responde a un desastre natural y necesita gráficos pero no puede alimentar ninguno de sus activos electrónicos. Todavía se espera que completen su objetivo, pero no se pueden hacer sus mapas que identifican las zonas más afectadas. ¿Qué sistema existe para recoger los datos, almacenarlos y manipularlos para producir los mapas necesarios para actuar? El simple hecho de responder ahora a algunas preguntas hipotéticas para un escenario hipotético puede elevar la preparación de las organizaciones que dependen de los productos y análisis de los SIG.

Durante nuestros ejercicios de campo con el Equipo de Combate de la Brigada Blindada, mapearíamos los productos con datos específicos de ingeniería para determinar nuestro mejor enfoque para una misión. Además, teníamos datos de artillería, productos de inteligencia, todo en el mapa base que la célula de operaciones usaba para representar todo el espacio de batalla. Cuando cambiamos a analógico puro, nos dimos cuenta de que se necesitaban más recursos para obtener información de manera oportuna y requeríamos la preproducción de mapas regionales. Creamos capas sobre superposiciones que nos permitieron mostrar la información que necesitábamos, aunque, a veces, la información no era del todo exacta porque sacamos la información de publicaciones más antiguas y ejercicios anteriores que tenían datos genéricos, no específicos de nuestra unidad. Como todas las cosas que suceden la primera vez, no fue una implementación fluida, pero cada ejercicio subsiguiente se hizo más fácil una vez que tuvimos un sistema establecido. Propongo a las organizaciones que confían en el SIG que piensen en este escenario para hacer la planificación necesaria que haga que el proceso sea más fluido.

Traducido desde: gislounge

2 comentarios en «GIS analógico: Planificación para el peor de los casos»

  1. Es una práctica relativamente vieja, por ejemplo la uso con planos previamente recortados en imagen GIF INEGI de la zona que voy a recorrer, en particular las topográficas o las geológicas de primeras ediciones donde no aparecen áreas urbanas actuales para identificar la red de drenaje natural en campo, tambien las ortofotos previamente seleccionadas libres de nubes de épocas anteriores o actuales, o las imágenes de Google Earth de épocas anteriores o actuales previamente guardadas o bajadas del servidor Google. Igualmente las capas vectoriales de interés, como edafológicas, geológicas, de caminos, cauces, infraestructura, etc.

    Es frecuente estar fuera de la zona de cobertura de la señal de internet, pero no de la señal de los satélites, de esa forma el cel, o la tablet con la app de Google Earth es un magnífico instrumento de navegación y prospección en campo.

    Cabe notar que esta técnica es ampliamente conocida por senderistas y escaladores, así como deportistas de ciclismo de montaña.

    Yo la uso desde hace más de 15 años.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.