La galaxia de la Vía Láctea

Nuestro Sol (una estrella) y todos los planetas que lo rodean forman parte de una galaxia conocida como la Vía Láctea. Una galaxia es un gran grupo de estrellas, gas y polvo unidos por la gravedad. Tienen una gran variedad de formas y tamaños.

¿Qué es la Vía Láctea?

La Vía Láctea es una gran galaxia espiral barrada. Todas las estrellas que vemos en el cielo nocturno están en nuestra propia galaxia, la Vía Láctea. Nuestra galaxia se llama Vía Láctea porque aparece como una banda de luz lechosa en el cielo cuando la ves en una zona muy oscura.

Es muy difícil contar el número de estrellas de la Vía Láctea desde nuestra posición dentro de la galaxia. Nuestras mejores estimaciones nos dicen que la Vía Láctea está formada por unos 100.000 millones de estrellas. Estas estrellas forman un gran disco cuyo diámetro es de unos 100.000 años luz. Nuestro Sistema Solar se encuentra a unos 25.000 años luz del centro de nuestra galaxia -vivimos en los suburbios de nuestra galaxia. Al igual que la Tierra gira alrededor del Sol, el Sol gira alrededor del centro de la Vía Láctea. Nuestro Sol y el sistema solar tardan 250 millones de años en dar la vuelta completa al centro de la Vía Láctea.

Sólo podemos tomar fotografías de la Vía Láctea desde el interior de la galaxia, lo que significa que no tenemos una imagen de la Vía Láctea en su conjunto. ¿Por qué pensamos entonces que es una galaxia espiral barrada? Hay varias pistas.

La primera pista sobre la forma de la Vía Láctea proviene de la banda brillante de estrellas que se extiende por el cielo (y, como se ha mencionado anteriormente, es la forma en que la Vía Láctea obtuvo su nombre). Esta banda de estrellas puede verse a simple vista en lugares con cielos nocturnos oscuros. Esa banda proviene de ver el disco de estrellas que forma la Vía Láctea desde el interior del disco, y nos indica que nuestra galaxia es básicamente plana.

Varios telescopios diferentes, tanto en tierra como en el espacio, han tomado imágenes del disco de la Vía Láctea haciendo una serie de fotos en diferentes direcciones, algo así como hacer una foto panorámica con la cámara o el teléfono. La concentración de estrellas en una banda se suma a la evidencia de que la Vía Láctea es una galaxia espiral. Si viviéramos en una galaxia elíptica, veríamos las estrellas de nuestra galaxia repartidas por todo el cielo, no en una sola banda.

Imagen de todo el cielo muestra el plano de la galaxia Vía Láctea. (Crédito: E. L. Wright/UCLA, The COBE Project, DIRBE, NASA)

Otra pista se obtiene cuando los astrónomos cartografían estrellas jóvenes y brillantes y nubes de hidrógeno ionizado en el disco de la Vía Láctea. Estas nubes, denominadas regiones HII, están ionizadas por estrellas jóvenes y calientes y son básicamente protones y electrones libres. Ambas son un importante marcador de los brazos espirales en otras galaxias espirales que vemos, por lo que cartografiarlas en nuestra propia galaxia puede dar una pista sobre la naturaleza espiral de la Vía Láctea. Son lo suficientemente brillantes como para que podamos verlos a través del disco de nuestra galaxia, excepto donde la región del centro de nuestra galaxia se interpone.

A lo largo de los años se ha debatido si la Vía Láctea tiene dos brazos espirales o cuatro. Los datos más recientes muestran que tiene cuatro brazos, como se muestra en la ilustración artística de abajo.

Otras pistas sobre la naturaleza espiral de la Vía Láctea provienen de otras propiedades. Los astrónomos miden la cantidad de polvo en la Vía Láctea y los colores dominantes de la luz que vemos, y coinciden con los que encontramos en otras galaxias espirales típicas. Todo esto se suma para darnos una imagen de la Vía Láctea, aunque no podamos salir al exterior para verla en su totalidad.

Hay miles de millones de galaxias en el Universo. Sólo tres galaxias fuera de nuestra propia Vía Láctea pueden verse sin telescopio, y aparecen como manchas difusas en el cielo a simple vista. Las galaxias más cercanas que podemos ver sin telescopio son la Gran y la Pequeña Nube de Magallanes. Estas galaxias satélite de la Vía Láctea pueden verse desde el hemisferio sur. Incluso están a unos 160.000 años luz de nosotros. La Galaxia de Andrómeda es una galaxia más grande que puede verse desde el hemisferio norte (con buena vista y un cielo muy oscuro). Está a unos 2,5 millones de años luz de nosotros, pero se está acercando, y los investigadores predicen que en unos 4.000 millones de años colisionará con la Vía Láctea. Es decir, la luz tarda 2,5 millones de años en llegar a nosotros desde una de nuestras galaxias «cercanas». Las otras galaxias están aún más lejos de nosotros y sólo pueden verse a través de telescopios.

Nuestra galaxia vecina más cercana es la galaxia de Andrómeda. (Crédito: Bill Schoening, Vanessa Harvey/programa REU/NOAO/AURA/NSF)

Traducido desde: imagine.gsfc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: