Cómo el SIG puede ayudar a una distribución equitativa y rápida de las vacunas

La dependencia del SIG durante la respuesta a COVID-19 incluyó el intercambio de datos en tiempo real, el análisis, la visualización y la planificación – capacidades clave para una distribución equitativa y rápida de la vacuna.

Claves para la toma de decisiones

  • La inteligencia de localización es fundamental para los esfuerzos de distribución de vacunas.
  • Los SIG modernos apoyan el compromiso con los interesados y el público.
  • Los tableros de control proporcionan una concienciación y transparencia en tiempo real.

Con una vacuna COVID-19 prevista para el otoño de 2020, los gobiernos de todo el mundo deben estar preparados para distribuir vacunas a gran escala, un esfuerzo que incluye los obstáculos de cumplir los requisitos de almacenamiento bajo cero, dar prioridad a las comunidades vulnerables, comunicarse entre sí y con el público, y garantizar la equidad entre países, condados y ciudades.

Claramente, el trabajo para desarrollar y planificar la inmunización de forma segura en los Estados Unidos y en todo el mundo requerirá la campaña de vacunación mundial más compleja de la historia. Al inicio de la pandemia y a lo largo de 2020, los líderes del gobierno y del sector sanitario confiaron en la tecnología del sistema de información geográfica (SIG) de Esri para la visualización en tiempo real de los tableros, el intercambio de datos, el análisis y la planificación. El mismo enfoque del SIG resultará crucial para la distribución de la vacuna.

En este momento, los líderes pueden afinar la planificación del escenario de vacunación relacionado con la prioridad y la entrega, evaluar la logística con los asesores de salud pública y gestión de emergencias, analizar la capacidad y las operaciones de la cadena de suministro y determinar una estrategia de comunicación. Para todos estos esfuerzos, el SIG será fundamental para ayudar a planificar, implementar y gestionar la distribución eficiente y equitativa de la vacuna.

En los EE.UU., por ejemplo, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), en coordinación con el Departamento de Defensa (DoD) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), proporcionó recientemente una visión general de la distribución estratégica de vacunas junto con un libro de jugadas provisional para los programas de salud pública estatales, tribales, territoriales y locales y sus socios.

Los organismos esbozan los próximos pasos que incluyen la participación de otros líderes, partes interesadas y el público; la distribución de vacunas de forma rápida y transparente; la garantía de una administración y disponibilidad seguras; y la supervisión de los datos necesarios a través de un sistema informático capaz de apoyar y realizar un seguimiento de la distribución, la administración y otros datos necesarios.

El sistema de información geográfica es parte integrante de ese sistema de tecnología de la información y será fundamental para los esfuerzos de distribución de vacunas, apoyando la participación de los interesados y el público y proporcionando una sensibilización y transparencia en tiempo real.

Aquí destacamos cinco formas clave en que el SIG puede apoyar la distribución de la vacuna COVID-19 para ayudar a los organismos de salud y a los gobiernos a ejecutar sus planes y poner fin a esta pandemia lo antes posible.

1. Identificar las instalaciones capaces de almacenar y distribuir la vacuna

Las dos principales candidatas a vacunas requieren almacenamiento en frío, y una requiere almacenamiento ultrafrío a -70 grados centígrados. Otros factores como el estacionamiento, la accesibilidad a las poblaciones vulnerables, la distancia a las instalaciones de producción de vacunas, el tráfico y el tamaño general del lugar también influirán en qué instalaciones pueden almacenar y distribuir adecuadamente una vacuna.

“Los estados están actualmente estudiando sus sistemas para saber dónde se encuentran sus congeladores a menos de 80 (Celsius)”, dijo Julie Swann, profesora de ingeniería industrial y de sistemas en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, que estaba asesorando a los CDC. “Esperaría que ese tipo de almacenamiento en frío estuviera disponible en grandes hospitales, instalaciones de investigación científica y algunas grandes farmacias”.

Las instalaciones que Swann menciona son probablemente las que ya administran otras vacunas en su curso normal de actividad. Estas instalaciones más grandes pueden tener prioridad en la fase 1 del proceso de distribución de la vacuna. Durante esta fase, las vacunas serán limitadas y se centrarán primero en las personas que prestan servicios en entornos de atención sanitaria que puedan estar expuestas directamente a pacientes infectados con COVID-19. En segundo lugar, estarán las personas que trabajan en tareas esenciales que mantienen la sociedad en funcionamiento (por ejemplo, personal de emergencia y de aplicación de la ley, trabajadores de empaquetado y distribución de alimentos, maestros y personal escolar y proveedores de servicios de guardería).

Se prevé que se disponga de un mayor suministro de vacunas para apoyar la segunda fase del proceso de distribución. En esa fase, se necesitarán instalaciones adicionales como oficinas de proveedores privados, lugares de trabajo, clínicas, hospitales, departamentos de salud, establecimientos de venta al por menor y centros de ancianos. La cartografía de la amplitud de las instalaciones potenciales en el proceso de vacunación es el primer paso para garantizar una cobertura adecuada de la población.

Muestra de mapa de lugares de vacunación en el que los puntos rojos indican la capacidad de almacenamiento ultrafrío, y los puntos amarillos pueden proporcionar un almacenamiento en frío normal. El tamaño de los puntos indica la capacidad general. Las líneas representan el tiempo de viaje y la distancia al lugar de reunión desde varios centros poblados. Cuanto más azul oscuro sea el punto que representa el centro de población, mayor será la concentración de poblaciones priorizadas.

2. Identificar y priorizar las poblaciones críticas

No habrá suficientes dosis de la vacuna inmediatamente, por lo que es importante ser tanto estratégico como ético con los recursos disponibles. La priorización propuesta, como se ha descrito anteriormente, garantiza que los trabajadores de infraestructuras críticas, los que tienen más probabilidades de estar expuestos a COVID-19, sean los primeros en ser vacunados.

El siguiente grupo priorizado es el de los que corren un mayor riesgo de padecer enfermedades graves o morir a causa de COVID-19. Esto incluye a las personas en situaciones de vida congregada como los asilos de ancianos y las instalaciones de vida asistida, aquellos que tienen condiciones médicas subyacentes o factores de riesgo de enfermedades graves como la obesidad, el cáncer y la diabetes, y los adultos de 65 años o más.

El tercer grupo en la priorización describe a las personas que corren un mayor riesgo de contraer o transmitir el virus (enumerados en el libro de jugadas provisional de los CDC como aquellos que experimentan la falta de vivienda o viven en refugios, personas que trabajan en entornos educativos o que asisten a colegios o universidades, comunidades tribales y aquellos de grupos raciales y étnicos minoritarios, personas que viven y trabajan en entornos de convivencia, e individuos encarcelados).

Un mapa de densidad de puntos es un método útil para mostrar dónde se agrupan las diversas poblaciones.El trazado de los grupos prioritarios de esta manera para cada una de las fases de vacunación de COVID-19 ofrece una visión a los líderes a medida que planifican el suministro de vacunas en sus comunidades.

Los departamentos de salud tendrán que desarrollar una visión detallada de las diversas poblaciones prioritarias en sus jurisdicciones. Al mismo tiempo, necesitarán evaluar cualquier carga adicional que las poblaciones prioritarias puedan enfrentar al recibir la vacuna, como la falta de transporte o las barreras de comunicación para las personas que no hablan inglés.

Más allá de la visualización, los departamentos de salud necesitarán recuentos reales de la población para la población total y cada grupo prioritario. Para que sean más eficaces, esos recuentos deben estar disponibles en el contexto. En otras palabras, ¿cuántos habitantes se encuentran a menos de 1 milla, a 15 minutos a pie o a 30 minutos en coche de un lugar de vacunación? Será fundamental ajustar la capacidad de las instalaciones, el suministro de vacunas y los grupos de población de los distintos lugares para garantizar que se satisfagan todas las necesidades.

Un visor configurable de conocimiento de la situación puede proporcionar información cuando se asocie a nuevos lugares de vacunación y determinar quién de las poblaciones por fases podría ser atendido por el nuevo lugar. (Haga clic en la imagen para visitar el mapa interactivo).

3. Identificar las brechas en el acceso y formular opciones de distribución alternativas

Una vez que las comunidades hayan identificado las posibles instalaciones de distribución de vacunas junto con las poblaciones críticas a las que hay que dar prioridad, podrán ver las posibles lagunas y evaluar los escenarios de solución para la mitigación.

Es posible, y tal vez probable, que en la fase 2 del plan de distribución de la vacuna, el deseo de la población general de ser vacunada supere la capacidad de los centros de vacunación. Los dirigentes gubernamentales tendrán opciones para aumentar la capacidad mediante la participación de nuevos asociados en el proceso y/o la ubicación de puntos de dispensación (POD) en lugares estratégicos para satisfacer la demanda. La tecnología del SIG se ha utilizado durante mucho tiempo para varios tipos de selección de lugares y es especialmente útil cuando se consideran criterios complejos, como la accesibilidad, la composición de la población, la entrada y la salida, el presupuesto y otros.

Hay poblaciones especiales a las que se debe dirigir una divulgación más intencionada, como las que tienen un acceso limitado a los lugares de vacunación en las comunidades rurales, las personas con discapacidades, las que no tienen seguro médico o no tienen seguro, las que carecen de hogar y otras que pueden tener menos probabilidades de buscar la vacunación cuando esté disponible. Se pueden desplegar equipos móviles de vacunación para llenar los vacíos. Las organizaciones de salud, como el sistema del Texas Children’s Hospital, utilizan el GIS para planificar y optimizar las rutas, de modo que puedan atender con mayor eficiencia a una población más grande.

4. Implementar un sistema de administración e inventario de vacunas

Los dos candidatos a la vacuna actual requieren dos dosis de inmunidad contra el COVID-19. Sin embargo, el tiempo entre las dosis es diferente para cada candidato a la vacuna y las vacunas no son intercambiables. Por lo tanto, será esencial entender quién ha recibido la primera dosis de una vacuna, qué vacuna recibieron y cuándo deben recibir la segunda dosis.

Se puede configurar un instrumento de encuesta digital para captar los datos pertinentes en el momento de la entrada o salida del inventario de vacunas.

Para ello, los proveedores de servicios de salud y/o los gobiernos necesitarán un sistema de captura de datos rápido y preciso que registre la información de cada vacuna junto con el código de barras que identifica el cartón y/o el vial de la vacuna. El sistema de captura de datos tendrá que seguir el ritmo del proceso de vacunación de rápida evolución y apoyar el seguimiento del suministro de la vacuna, las fechas de caducidad y cualquier posible evento adverso. Además de rastrear el suministro de vacunas, los funcionarios también tendrán que llevar un registro del inventario del equipo de protección personal para el personal sanitario y los kits de vacunas (agujas, jeringas, almohadillas de preparación con alcohol).

La aplicación ArcGIS Survey123 de Esri ofrece una opción fácil de usar para recoger estos datos desde un teléfono inteligente o un tablet. Similar a un esfuerzo anterior de COVID-19 para recoger datos sobre hospitalizaciones e inventarios de PPE, la aplicación podía rastrear vacunas y leer códigos de barras en 2D.

Todos los datos recopilados pueden introducirse en un tablero de mandos basado en la web, utilizando ArcGIS Dashboards, para dar a los responsables de la toma de decisiones una visión en tiempo real de la situación en constante cambio.

Los recuentos de los inventarios presentados pueden ser contabilizados en tableros en tiempo real para mejorar el conocimiento de la situación.

5. Proporcionar transparencia y una comunicación precisa

A medida que se distribuyan las vacunas, los estados y las comunidades necesitarán saber qué tan bien lo está haciendo cada establecimiento en la ejecución del plan, monitoreando si sus poblaciones están experimentando eventos adversos y rastreando la proporción de la comunidad que ha sido vacunada.

Una vista de tablero ofrece a las partes interesadas y al público una ventana actualizada y transparente de la situación actual del esfuerzo de vacunación.

La transparencia temprana inspirará confianza y proporcionará información crítica sobre cómo y por qué se asignan los recursos de vacunación en cada comunidad. ArcGIS Hub se construyó específicamente como una plataforma de participación comunitaria, que ofrece acceso a datos, mapas y aplicaciones relacionados con una iniciativa designada. Por ejemplo, el centro de datos de Lake County, Illinois, proporciona una excelente relación de información crucial sobre COVID-19 para esa región.

Ayudar a los residentes a encontrar lugares de vacunación cerca de ellos.

Otra característica que las jurisdicciones deberían considerar seriamente agregar a su sitio del centro ArcGIS es un servicio de localización de vacunas, que permita a la gente encontrar información clave sobre lugares cercanos. Podría ser similar al mapa de lugares de pruebas de coronavirus en este ejemplo del Estado de California.

Además de la comunicación con el público en general, los líderes del gobierno también deberán considerar la posibilidad de realizar actividades de divulgación dirigidas a poblaciones especiales, es decir, aquellas que dudan de la vacuna o tienen preferencias no tradicionales en cuanto a la recepción de información. Datos de segmentación en mosaico de Esri, que van más allá de la demografía para ofrecer una visión única de los vecindarios de los Estados Unidos, pueden ayudar a los funcionarios a conocer mejor las necesidades y preferencias de comunicación de su población. Añadiendo datos de mosaico a los mapas, gráficos e informes, los funcionarios pueden aprender a transmitir mensajes relevantes y efectivos a sus comunidades.

Mirando hacia adelante, planificando ahora

Los gobiernos y las organizaciones que responden en todo el mundo deben tener en cuenta los factores mencionados anteriormente al elaborar los planes de distribución de la vacuna. La comunicación debe manejarse con claridad y gran transparencia para impulsar una campaña de vacunación eficaz y fortalecer la confianza del público en el proceso de distribución de la vacuna.

En un memorando reciente, la Asociación Nacional de Gobernadores alentó a los dirigentes estatales a que adoptaran medidas. “El reto del desarrollo de la vacuna se corresponde con el reto de la distribución de la misma… Aunque todavía no se dispone de una vacuna, las enseñanzas extraídas de la adquisición y distribución de los diagnósticos y terapias de COVID-19 sugieren que los gobernadores tal vez deseen comenzar a abordar los retos de la distribución masiva antes de su llegada”.

Este sentimiento es compartido y sentido en todo el mundo, tanto en el gobierno como en la sanidad. Al confiar en una plataforma tecnológica de SIG, los líderes podrán prepararse, implementar y gestionar la distribución de la vacuna COVID-19 para evitar muchas de las dificultades de capacidad y comunicación que se encontraron al principio de la pandemia.

Traducido desde: esri

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: