El blog de franz

Forestal

LA TAGUA (Phytelephas aequatorialis)

ORIGEN

En las montañas tropicales y húmedas del Ecuador existe una singular planta llamada Tagua o Marfil Vegetal, semejante por su morfología a las palmas, aunque botánicamente no es una palmácea sino que, pertenece a la familia de las ciclantáceas. Su nombre científico es Phytelephas aequatorialis. Etimológicamente Phytelephas proviene del griego Phyton=planta y Elephas= marfil, es decir, planta de marfil o marfil vegetal.

CARACTERISTICAS

Crece en forma silvestre en bosques llamados taguales. La Tagua, Corozo o Marfil Vegetal, es la almendra celulósica compleja de la semilla de Phytelephas de color blanco, ebúrnea, dura, pesada, lisa y opaca que adquiere brillo con el pulimento, inodora, insípida; pero no es elástica ni incorruptible como el verdadero marfil.

La planta tarda de 14 a 15 años desde que se la siembra hasta colectar los primeros frutos y no se interrumpe la producción en todos los años y aun siglos. Ofrece 3 cosechas al año aproximadamente.

Se calcula que un ejemplar de dos metros de alto no tiene menos de 35 a 40 años de edad. Las ciclantáceas bien desarrolladas producen anualmente de 15 a 16 cabezas, también conocidas como mocochas. En cada mococha se reúnen aproximadamente 20 pepas (Bototagua, 2006).

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

Esta espinosa palma, de apariencia poco estética, sólo crece en las espesas selvas húmedas de Panamá, Colombia, Ecuador y Brasil. Está difundida ampliamente por la Costa del Ecuador, hasta los 1500 metros sobre el nivel del mar, donde sus semillas que dan el “marfil vegetal” o tagua, son comúnmente recolectadas de poblaciones naturales (Barroso, 1998)

ABUNDANCIA, ECOLOGÍA Y DINÁMICA

Las especies de Phytelephas se distribuyen a lo largo de las tierras bajas pacíficas de Panamá, de Colombia, y de Ecuador, el valle del río de Magdalena, en Colombia, y Amazonía del noroeste en Colombia, Ecuador, Perú, y el Brasil. Los aequatorialis del P. se distribuyen en Ecuador occidental, de la frontera con Colombia al sur a la provincia de Azuay.

Las especies de Phytelephas crecen sobre todo en suelos aluviales bajo 500 metros, con el excedente 18°C de las temperaturas del suelo generalmente pero aequatorialis del P. y ssp del macrocarpa del P. del schottii alcance 1.000-1.200 M. a menudo. Todas las especies se adaptan mejor a las áreas húmedas y sombrías, sobre todo con sobre 2.500 milímetros de precipitación del año, pero del P. del macrocarpa. el schottii se encuentra a menudo en cuestas escarpadas en áreas algo secas en Colombia del noreste.

En algunas áreas las palmas se dejan en pastos después de que sea el bosque despejara, y se convierten en el componente arbolado de sistemas silvopastoral simples. Bajo estas condiciones continúan fijando la fruta, pero no regeneran. A excepción de algunas áreas en el lavabo del río de Santiago, en el nanovatio Ecuador, y en el río de Mira, en el interruptor Colombia, las especies de Phytelephas nunca no se han cultivado extensivamente. En Colombia occidental, las áreas grandes de taguales salvajes fueron quemadas en los cuarenta años pasados para establecer campos del arroz.

Los roedores, como los pasos (paca del Agouti) y los agoutis (Dasyprocta), llevan las semillas lejos de la tagual, y después comen el mesocarpio carnudo, o entierran las semillas para una recuperación más última. Este comportamiento de roedores explica probablemente la dispersión de la tagua más allá de los llanos inundados. (Bernal, 2006)

SUELOS

No es muy exigente a suelos, pero prefiere suelos aluviados, los suelos a menudo estacionalmente inundados en las tierras bajas pacíficas y las especies del noroeste de Amazonía de Phytelephas forman a menudo los soportes grandes, algo homogéneos, llamados los taguales en Colombia y Ecuador. Estos taguales se extienden en área de menos de una hectárea a 25 hectáreas o más, con hasta 240-500 palmas por hectárea. Las estimaciones de las áreas cubiertas con los taguales en Colombia y Ecuador no se han hecho. Aunque la extensión de taguales fue favorecida probablemente por el hombre durante el auge temprano de la tagua, inundando los ríos son quizás los dispersores principales de las semillas pesadas a lo largo de los floodplains. Durante inundar de noche de; un río pequeño en Colombia occidental, cerca de treinta semillas fue depositado en un diagrama de 0.1 has de la taguales (Bernal, 2006)

ASOCIACIÓN CON OTRAS ESPECIES

El género Phytelephas pertenece a la subfamilia Phytelephantoideae de la palma, conteniendo los tres géneros Ammandra, Aphandra, y Phytelephas, que producen la marfil vegetal. Todas las especies que fueron explotadas comercialmente en el pasado, y también el más conocidos del grupo, pertenecen al género Phytelephas, que incluye 4 especies: Los aequatorialis de Phytelephas el macrocarpa R. atavían, del P. y P., con tres subespecies – ssp. macrocarpa, ssp. tenuicaulis Barfod, y ssp. schottii H. Wendl. ; Cocinero del tumacana O.F. del P.; y cocinero del seemannii O.F. del P. La mayoría de la marfil vegetal vino de los aequatorialis del P. (Ecuador), de tumacana del P. y ssp del macrocarpa del P. schottii (Colombia), y seemannii del P. (Colombia y Panamá). (Bernal, 2006)

Con las especies que se asocia de mejor manera son:

Maíz (Zea mays)

Cìtricos (Citrus spp)

Café (Coffea arabica)

Banano (Musa spp)

Caña de azucar (Saccharum officinarum)

Papaya (Carica papaya)

Calabaza (Crescentia cujete)

 

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA

REINO PLANTAE

PHYLUM TRACHEOPHYTA

CLASE LILIOPSIDA

ORDEN ARECALES

FAMILIA PALMAE

GENERO Phytelephas

ESPECIE aequatorialis

La palmera tiene un aspecto muy singular, se caracteriza por un tener un tronco rastrero del cual parten numerosas raíces adventicias, de hasta 6 m, arqueado y ascendente sólo en una breve porción terminal, donde se desarrolla una densa corona de hojas pinnadas, erectas, de hasta 6 m. Las flores son unisexuales, sobre individuos distintos (dioicos); las masculinas se reúnen en espádices no ramificados, largos y cilíndricos, las femeninas en glomérulos, muy pequeños y compactos. En la maduración dan origen a una infrutescencia globosa, constituida por un conjunto de frutos (drupas) parcialmente concrescentes, con 6-9 semillas. Las semillas contienen un tejido nutritivo (albumen), inicialmente lechoso, comestible y de sabor agradable, que al madurar se vuelve durísimo y muy similar al marfil animal (Onore, 2002). El fruto que se forma crece lentamente y contiene de 200 a 210 semillas grandes, las cuales están envueltas en una sustancia húmeda y olorosa que se comen las ardillas. Las semillas son blancas y muy duras, de allí el nombre de marfil vegetal.

Hay plantas femeninas y masculinas, pero no siempre están cerca, lo cual dificulta su reproducción. La masculina produce el polen en una inflorescencia (forma en que aparecen colocadas las flores al brotar) que puede llegar a medir hasta 2 metros y que es visitada por al menos cinco especies de abejas que trasladan el polen a la inflorescencia femenina en otra planta (OET, 2000).

HÁBITAT

Se desarrolla en los bosques húmedos subtropicales, así como en bosques maduros.

FENOLOGÍA

Todas las especies en la subfamilia Phytelephantoideae son dioicas, con las inflorescencias masculinas y femeninas producidas por diversos árboles. Las inflorescencias se producen entre las hojas, y se incluyen en brote en dos envolturas (brácteas): un profil básico, externo, coriáceo, aplanado, y una bráctea peduncular interna, coriácea que incluye las flores hasta tiempo floreciente. Las inflorescencias masculinas y femeninas son muy diferentes en forma y estructura. En Phytelephas las inflorescencias masculinas son largas, cilíndrico, carnudo, y punto-como, hasta 150 centímetros desean, con 300-500 racimos de flor crema-coloreados dispuestos espiral y apretados denso; cada racimo tiene dos pares de flores masculinas insertadas en un rama corto; las flores individuales miden” 1 centímetro de largo, y han reducido los pétalos y 500-700 estambres. Las inflorescencias femeninas tienen un 40-50 centímetro desean, tallo club-formado, con 20-30 flores femeninas apretadas en el ápice; cada flor femenina tiene 6-8 sépalos hasta 15-20 centímetro desea, un pistilo con un estilo largo y 5 estigmas hasta 9 centímetros desean.

Las infrutescencias son casi esféricas y cabeza-como,” 30 centímetros de diámetro, generalmente con 15-20 frutas denso apretadas. Las frutas individuales son cónicas, a menudo cinco a seis-afilado por la presión mutua, 10-15 centímetro en diámetro. El epicarpo es grueso y arbolado con las proyecciones espinosas numerosas; el mesocarpio es fino, carnudo, oleaginoso y amarillo a la naranja. Cada fruta tiene 5-6 semillas, × 5 3 centímetros en medio, a menudo acunado, pero mismo variable de tamaño y forma; el endospermo es homogéneo, líquido cuando es joven, un gelatinoso más último y finalmente muy difícilmente y blanco, marfil-como en madurez, con una cavidad central pequeña (que esté careciendo a menudo). Las hojas de la planta de semillero están pluma-como.

Floreciente y al dar fruto los aequatorialis del P. se divulgan como año continuo redondo, aunque ha sugerido que eso el florecimiento de la especie de Phytelephas está sincronizado con la estación seca en áreas con un clima estacional. Realmente, en las áreas donde se recolectan las tuercas de la tagua, la producción es continua, aunque un pico en la producción de la fruta existe en la estación seca. (Bernal, 2006)

USOS E IMPORTANCIA ECONÓMICA

El uso principal de la palma de la tagua miente en el endospermo de sus semillas. Este material es duro y pesado, y tiene un color de la crema; cuando está pulido, él: es absolutamente similar verdad la marfil (por lo tanto la marfil vegetal conocida), aunque los materiales diferencian en sus características. Tagua ablanda cuando está hidratado, recuperando su dureza con la sequedad, y disuelve cuando está empapado en el agua por los períodos largos; la marfil permanece difícilmente en agua. Las tuercas de Tagua son fáciles de pulir y de teñir, y son convenientes para tallar los figurines, los pedazos de ajedrez, , las manijas, y otros artículos. El uso más importante en el pasado, sin embargo, estaba para la producción del botón.

La primera estadística de la producción de la tagua viene de Colombia para el período 1840-1841, cuando el tagua “compuso un porcentaje de menor importancia de exportaciones colombianas”. Después de que el tagua 1860’s se convirtió en uno de los 5 principales exportar los productos de Colombia y uno de los 5 productos de bosque principales de Ecuador (Acosta Solís 1944a). En el período 1875-1878, el tagua compuso 3.1 por ciento de las exportaciones colombianas (Tovar Zambrano 1989). Para Ecuador, la tagua llegó a ser aún más importante. La primera estadística para este país aparece en 1865. En 1929, durante uno de sus picos, las exportaciones de la tagua de Ecuador ascendieron a 25.791 toneladas, digno de US$ 1.2 millones. En figuras de hoy, esto significaría sobre los E.E.U.U. $15 millones. Las exportaciones de la tagua de Colombia declinaron en los años 20 y desaparecieron cerca de 1935. Ecuador continuó produciendo tagua, pero las exportaciones declinadas después de 1941, y el tagua desapareció de comercio casi totalmente por cerca de 1945.

La fabricación del botón de Tagua era una industria importante durante el siglo de fines del siglo diecinueve y el siglo a principios de siglo 20. En los años 20, los 20% de todos los botones producidos en los Estados Unidos fueron hechos de la tagua. Por los años 30, los plásticos comenzaron a substituir la tagua para la fabricación del botón, hasta que desapareció la industria de la tagua casi totalmente. La producción del botón nunca muerta apagado totalmente, sin embargo, y una industria pequeña del botón sobrevivió en Ecuador. Esto continuada para producir los discos de la tagua de los cuales la tagua abotona fue fabricada en Japón, República Federal de Alemania, e Italia.

En la conservación 1990 internacional, basado en Washington, la C.C., lanzó la iniciativa de Tagua, un programa estado dirigido hacia ligar a los productores de la tagua en las áreas más rainforest de la prioridad, a los mercados internacionales. Dos compañías que arropaban en los Estados Unidos ensamblaron inicialmente el programa comprando una primera porción de un millón botones. Otras compañías han ensamblado el programa desde entonces. Los réditos de la iniciativa de Tagua se invierten con los ONGs locales del socio en la conservación y los programas de desarrollo sostenibles en las áreas donde se produce la tagua. (Bernal, 2006)

De la tagua se aprovecha tambien las hojas para techo en las viviendas de los campesinos; de estas hojas se sacan unas fibras que sirven para la cordelería.

La dureza de la tagua y su semejanza con el marfil animal ha sido bien conocido durante muchos años.

Es una palma espinosa cuya apariencia no es muy estética y que produce hasta 15 mazorcas las cuales tienen una cascara muy dura con salientes y lleva dentro de cada una, aproximadamente unas 30 semillas llamadas “pepas” y alcanzan un tamaño de hasta 10 cm, esta es la parte que se utiliza en la artesanía.

Estas pepas, se dejan unas semanas al sol y se secan, entonces su interior se vuelve blanco y durisimo con un color y una dureza parecida al marfil.

Desde hace muchísimo tiempo los indios panameños la han utilizado para tallar figuras, casi siempre de animales.

En la amplia gama de utilización que tiene la tagua en la artesanía, nos encontramos con todo tipo de bisutería, collares, pendientes, pulseras, colgantes, anillos y un sinfín de objetos. (Pani, 2006)

BIBLIOGRAFÍA

BARROSO, Arnulfo 1998. OIE. Informativo Iberoamericano de la OEI. La Tagua. http://www.oei.org.co/sii/entrega4/index.html

BERNAL, Rodrigo G. Bernal y GALEANO, Gloria. 2006. FAO Corparate Document Repository. Tagua. http://www.fao.org/docrep/v0784e/v0784e10.htm Traducido al español.

Bototagua, 2006. Origen de la Tagua

CORPEI, 2005. http://www.corpei.org

ONORE, Giovanni. 2002. Las palmeras del marfil. http://www.dipbot.unict.it/palme_es/General.html

Organización para Estudios Tropicales (OET), 2000. http://www.ots.duke.edu

PANI, Tony, 2006. Artesanía hecha con tagua. http://www.artnebul.com/tagua.html

Tagged , , ,

One thought on “LA TAGUA (Phytelephas aequatorialis)

  1. Pedro

    Interesante, he visto las artesanías que hacen con esta semillas, y en realidad quedan muy apreciables.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>